25 febrero, 2019

Casa junto a la vía del tren, Hopper

Casa junto a la vía del tren. Edward Hopper. 1925, Óleo sobre lienzo, 61x73,7 cm. Nueva York, Museo de Arte Moderno.

Edward Hopper. 1925, Óleo sobre lienzo, 61x73,7 cm. Nueva York, Museo de Arte Moderno.

Expuesta por primera vez en 1926 por la Galería Anderson de Nueva York, gracias a la donación de su propietario Stephen Clark, fue la primera pintura al óleo que entraría a formar parte de la colección del Museo de Arte Moderno de la ciudad en enero de 1930.

Junto a Noctámbulos, su ‘casa junto a la vía del tren’ es una de las obras las más famosas y célebres de toda su trayectoria. Tanto fue así que el cineasta Alfred Hitchcock se inspiraría en ella para diseñar el escenario de su famoso thriller Psicosis de 1960, donde vivía junto a su madre el asesino Norman Bates.

La casa aislada permanece inmutable junto a las vías del tren. Solemne, solitaria y misteriosa, las nítidas luces y sombras que la dibujan crean un cierto suspense al no dejar a la vista ninguna puerta o ventana a través de la cual se pueda acceder. El espectador no sabe si está habitada o no, quizás sus propietarios tuvieron que venderla debido a la expansión de las líneas de ferrocarril.