30 enero, 2019

Casas junto al mar, Degas


Casa junto al mar. Edgar Degas. 1869, Pastel, 31,4x46,5 cm. París, Museo del Louvre.

Edgar Degas. 1869, Pastel, 31,4x46,5 cm. París, Museo del Louvre.

Este dibujo a pastel fue realizado por Degas en el verano de 1869, durante su estancia en Étretat y Villers-sur-Mer. Junto a otros paisajes de la misma fecha, el conjunto supone una rareza en la trayectoria del artista. Según los expertos, esta serie — entre la que se encuentra sus ‘casas junto al mar’ — fue fruto de la imaginación del artista, ya que sería ejecutada en su taller y no directamente del natural.

El escritor Paul Valéry narra una anécdota sucedida en el momento en el que Degas conoce a uno de los artistas que más admiraba Jean Auguste Dominique Ingres, quien tras saber que el joven quería dedicarse al arte, le aconsejó que estudiara los elementos de la naturaleza y a los grandes maestros de la historia, hasta aprender a dibujar de memoria.

Aunque no sabemos con certeza si sucedió este encuentro, es innegable la gran capacidad con la que contaba Degas para hacer brotar imágenes de su cabeza y plasmarlas de una forma tan realista en sus dibujos.

07 enero, 2019

Autorretrato, Monet


Autorretrato. Claude Monet. 1917, Óleo sobre lienzo, 70x55 cm. París, Museo d’Orsay.

Claude Monet. 1917, Óleo sobre lienzo, 70x55 cm. París, Museo d’Orsay.

Setenta y siete años tenía Monet cuando realizó este autorretrato, que sin presentar demasiada atención a los rasgos faciales, parece más un boceto que una obra finalizada. Junto a Paul Cézanne, Monet fue unos de los artistas de la corriente impresionista más reservados en cuanto a personalidad por lo que a diferencia del resto, raramente se retrató a sí mismo o por sus compañeros.

Al igual que en su colección de nenúfares — con los que esta obra comparte espacio y tiempo — la técnica usada para plasmar el rostro es rápida, veloz. Así mismo, las medianas dimensiones del soporte y una la composición centrada sobre fondo claro, hacen que el uso de los colores (violetas, rosados, anaranjados, verdes, amarillos…) le aporten una gran fuerza expresiva y profunda emotividad.